[logo-slider]

Los compresores de tornillo son, actualmente, los más utilizados en la industria en general para las más diversas y extremas aplicaciones. La razón principal es que proporcionan gran ahorro de energía, mayor eficiencia y son más silenciosos. Además, su funcionalidad mecánica y mantenimiento son muy sencillos.

Gracias a los avances tecnológicos a mediados del siglo pasado, se confeccionan equipos más eficientes para generar la fuerza del aire comprimido. Los compresores de pistón venían reinando la industria, no obstante, para atender las nuevas necesidades del mundo moderno hace su aparición el compresor de tornillo. Las nuevas industrias, la diversificación en los servicios y productos; los niveles de consumo que implicó la segunda mitad del siglo XX, dieron auge a esta tecnología.

Funcionamiento y ventajas


Sus ventajas sobre el compresor de pistón radican en su mecanismo y dispositivos que permite producir aire de mayor calidad. Su funcionamiento es de desplazamiento positivo y consiste en un tornillo (helicoidal) macho que se entrelaza con otro de tipo hembra impulsado por rotores de manera continua, provocando presión en el aire succionado al interior de la unidad de compresión. Posteriormente se almacena en un tanque, una vez filtrado y puesto a la temperatura adecuada, listo para suministrarse.