Servicio llave en mano de

Instalaciones neumáticas

ATENDEMOS TU PROYECTO DE PRINCIPIO A FIN

PROCESO DE SERVICIO

1.-  Localizamos  e identificamos cada proceso, estación de trabajo o equipo que utilice aire comprimido

2.- Determinamos el volumen de aire utilizado en cada ubicación

3.- Calculamos  el intervalo de presión necesario en cada ubicación

4.- Precisamos las necesidades de acondicionamiento para cada artículo

5.- Establecemos cuánto tiempo estará el proceso o la herramienta en uso durante un período específico (ciclo de trabajo)

6.- Fijamos el alcance de las fugas admisibles

7.- Prevemos futuras ampliaciones

8.- Fijamos el número máximo de ubicaciones que pueden utilizarse de forma simultánea en cada derivación, conducto principal, y para el proyecto en conjunto (factor de uso)

9.- Realizamos un diseño preliminar de la canalización y asignamos una caída de presión preliminar

10.- Seleccionamos el tipo de compresor de aire, el equipo de acondicionamiento y las ubicaciones de las entradas de aire

11.- Realizamos el diseño final de la canalización y establecemos el tamaño de tuberías de la red

Nuestros asesores
están listos para atender su proyecto
PROTEA SU INVERSIÓN

VENTAJAS DEL SERVICIO

Hoy en día, un sistema de aire comprimido, con una vida promedio de 10 a 15 años, requiere de varios gastos que deben ser tomados en cuenta.

El primero, es la electricidad en un porcentaje mayor; después, la inversión de capital; y por último, los gastos de mantenimiento (que son mínimos).  Como se puede observar, el consumo de energía juega un papel muy importante, por lo que es recomendable la realización de un diagnóstico energético en búsqueda de reducir este gasto.

Debido a lo anterior, CBS Compresores se ha dado a la tarea de contribuir, ofreciendo soluciones neumáticas eficientes para disminuir los gastos por consumo de energía eléctrica dentro de cualquier proyecto o negocio, mediante una adecuada elección del compresor y de una red neumática apropiada.

Cualquier sistema de aire comprimido debe controlarse, regularse y dimensionarse para garantizar que se suministre un volumen adecuado de aire, con la presión y pureza necesaria, y así satisfacer los requisitos del usuario; incluso a la salida más remota durante el periodo de uso más intenso previsto.

Si se considera oportuno, también debe incorporarse algún factor de seguridad al sistema para adaptarse a caídas de presión adicionales durante algún período de uso extremadamente elevado.

HECHE UN VISTAZO A NUESTROS PROYECTOS

GALERÍA DE IMÁGENES